© copyright by Nina Eschner
Y el encuentro más fascinante: Los dugones en Abu Dabbab