El Golfo de Aqaba alcanza una profundidad máxima de 2.000 metros. La isla de Tiran está localizada en la parte sur del Golfo. Aquí el Golfo se estrecha y se vuelve menos profundo.
Con los cambios de mareas, una gran cantidad de agua fluye por este cuello de botella y causa fuertes corrientes. En el centro del Estrecho de Tiran, una cordillera corre de norte a sur. En esta elevación cuatro arrecifes de coral se han formado: Gordon, Woodhouse, Thomas y Jackson, que recibieron su nombre por los cartógrafos ingleses que los describieron.
Las corrientes alrededor de estos arrecifes son la causa de la extraordinaria diversidad de corales y la abundancia de peces grandes. Entre otros, se pueden ver barracudas, napoleones, y también tiburones.